martes, 1 de marzo de 2011

Supongamos que usted es Peronista pero… parece Oligarca.


-¿Vamos al grano?-Bueno...-Sin muchos prolegómenos...-Supongamos que usted es peronista...; que usted fue peronista ya en 1944 y en 1945...; que fue peronista el 17 de octubre de 1945... Y el 24 de febrero de 1946...; en una palabra: Un "autentico peronista" con todas las de la ley.

¡Y sin embargo... usted parece oligarca!

¿No se da cuenta que le queda mal?

...

Claro que le queda mal.

Lo voy a "pintar" un poco.

¿Me permite?

Usted es ahora, por ejemplo, un alto funcionario. Es justo. El partido..., el movimiento ha premiado sus méritos.

Y usted es ahora un peronista que está al servicio del pueblo.

Bueno: eso es lo que debería ser. Pero... no es. No. Parece que fuese al revés: que el pueblo estuviese a su servicio.

Para empezar, usted es de los funcionarios que hacen cuestión de honor por un buen despacho y un automóvil.

Usted no concibe que un funcionario pueda funcionar en cualquier lugar y un automóvil.

Usted tampoco concibe que un funcionario pueda funcionar sin café. Sin una secretaria buena moza y sin atender a sus amigos.

Tampoco le parece lógico que un funcionario llegue a su despacho a la hora en que llegan los empleados... Eso a usted le parece impropio de sus altas funciones.

...

Vea: esto que le voy a contar no tiene desperdicio.

Un día esperaba yo el ascensor para subir al 5º piso de una repartición pública.

Había dos ascensores... En uno, el letrerito decía: "Empleados y publico." En el otro: "Funcionarios."

Al lado mío estaba usted, ¿se acuerda?

Usted..., funcionario...; usted..., director general...

El primer ascensor que llego era el que tenia el cartelito: "Empleados y publico."

¿Se acuerda?

¿Se acuerda que yo le dije: vamos en éste?

Y usted me contesto, sonriendo:

-No. Espero el otro... ¿No ve usted que es para "Empleados y publico."?

-¡Ah...!

...

Le voy a contar otra cosa.

Fue en la sala de espera de un ministro.

Estábamos esperando unos cuantos..., y entre los cuantos estaba yo..., un modesto amigo suyo, descamisado, "pueblo", como quien dice. Y llego usted, ¿se acuerda?

Un ordenanza que se arrima y usted que le dice:

-Me anuncia, por favor. Soy el diputado fulano de tal por cual.

El ordenanza que le ofrece una silla, como a todos nosotros, diciéndole:

-¿Quiere tomar asiento, señor, mientras lo anuncio?

Y usted, en vez de tomar asiento..., ¿qué le costaba?, duro como una estaca, se largó con aquello de:

-Yo no puedo esperar aquí con todos los demás... Yo soy "diputado"... Anúncieme. Esperaré de pie...

...

Yo sé que usted, amigo, es peronista.

Pero... lo mismo usted, funcionario, que usted diputado, están al borde del partido...

¿No ve, acaso, que usted se siente más de lo que es?

¿Acaso usted, funcionario, se "rebaja" si no tiene despacho y automóvil, secretaria y café?

¿Acaso usted, diputado, se "humilla" si esta un ratito con los demás..., con nosotros, los del pueblo, que usted representa porque nosotros quisimos?

Además, usted es funcionario y es diputado, y es lo que es, no por meritos propios o personales...

Si no fuese por Perón, ¿que seria de usted?

Un pobre "cualquier cosa" en cualquier lugar del pueblo..., como yo..., sin ningún titulo, sin automóvil, sin despacho, sin café y sin secretaria...

...

Pero hay otro tipo de peronista que parece oligarca.

Ese es usted, amigo..., el caudillo del barrio.

Usted es también peronista. No se lo niego.

Pero a usted le que lo visiten los amigos, lo consulten, que le pidan cosas fáciles, que le digan "doctor", y a usted le gusta mandar.

En su "unidad básica" usted es el "patrón".

Para usted, la unidad básica es "su estancia".

Usted no pide nada por favor.

Usted ordena.

¿Ha pensado alguna vez que usted por todo esto que le digo esta dejando de ser peronista y ya es en cierto modo oligarca?

¡Vea lo que dice la 7ª verdad del Justicialismo Peronista!: "Cuando un peronista comienza a sentirse más de lo que es, empieza a convertirse en oligarca."

¿No se siente usted, acaso, un poco más de lo que es?

¿Como el funcionario o como el diputado?

Y... no se olvide: usted es igual que todos.

Igual que yo y que cualquier otro peronista.

Y un peronista siempre debe ser para otro peronista lo mejor...

¡Aunque sea el ultimo descamisado!... ¡Cuanto más descamisado y más humilde, mejor!...



SILO GISMO

*Nota publicada en la Revista Mundo Peronista, Año I, numero 5. 15 de septiembre de 1951.


2 comentarios:

Seba Saitta dijo...

No lo conocia, gracias!

Anónimo dijo...

nah nah nah, mi ex jefe (un peronista histórico que ahora juega para Duhalde) era exactamente así. Es lisa y llanamente un garca. Impresionante que esto haya salido en el 51. Gracias cumpa

I made this widget at MyFlashFetish.com.